Bienvenido a Verum News

Nuestro objetivo es dar voz a todas las personas y poner el mundo a su alcance.
Emprender en VERUM y obtener el 100% de las ganancias.

Comenzar

LA DECADENCIA DE GRAN PARTE DEL PERIODISMO DEPORTIVO

Son mayoría los programas de fútbol en los que se habla de todo menos de lo más importante: el juego. Claro, la gente los elige y con eso alcanza. Una prueba más de un preocupante problema cultural.

Nadie explica esta problemática tan bien como lo hace Mario Vargas Llosa en su libro La Civilización del Espectáculo: "La frontera que tradicionalmente separaba al periodismo serio del escandaloso y amarillo ha ido perdiendo nitidez, llenándose de agujeros hasta en muchos casos evaporarse, al extremo de que es difícil en nuestros días establecer aquella diferencia en los distintos medios de información. Porque una de las consecuencias de convertir el entretenimiento y la diversión en el valor supremo de una época es que, en el campo de la información, insensiblemente ello va produciendo también un trastorno recóndito de las prioridades: las noticias pasan a ser importantes o secundarias sobre todo, y a veces exclusivamente, no tanto por su significación económica, política, cultural y social como por su carácter novedoso, sorprendente, insólito, escandaloso y espectacular. Sin que se lo haya propuesto, el periodismo de nuestros días, siguiendo el mandato cultural imperante, busca entretener y divertir informando, con el resultado inevitable de fomentar, gracias a esta sutil deformación de sus objetivos tradicionales, una prensa también light, ligera, amena, superficial y entretenida que, en los casos extremos, si no tiene a la mano informaciones de esta índole sobre las que dar cuenta, ella misma las fabrica".

Cada vez son más los programas televisivos de "debate futbolero" en los que pareciera que es obligación gritar en vez de hablar y en los que el fútbol es un tema de conversación pero no de análisis. En estos programas, los protagonistas (porque en eso se han convertido hoy los periodistas), suelen pasarse el rato hablando de cosas extrafutbolísticas, haciendo futurología o cosas por el estilo. Cuando la premisa es vender un contenido sin importar la calidad de éste, el público muy probablemente acabe tragándose alguna basura sensacionalista. "De algo hay que comer", dicen algunos de los que participan en estas prácticas, intentando justificarse. Y lo que yo les pregunto es: ¿no creen que el hecho de convertirse en caricaturas, en payasos, en idiotas útiles, es un precio a pagar demasiado alto?

En general, el periodismo deportivo ha dejado de ser un lugar en el que vemos gente que se detiene a pensar para luego hablar y decir algo que obligue a la gente a hacer lo mismo (pensar). Para el negocio, el fin justifica a los medios. Y por eso está permitido especular, inventar o agigantar situaciones si esto es rentable. Periodistas que denigran a la profesión para darle al consumidor algo absolutamente superficial ¿El mayor problema? El público continúa eligiendo estos programas de 'show', y es por eso que siguen y muy probablemente seguirán estando al aire.

En una entrevista concedida a Página 12, Pablo Aimar expone una interesante teoría: "Somos la última generación que ve partidos enteros". No le falta razón, pues a más de uno le alcanza con ver Sportscenter para creer y hacerle creer a los demás que sus conocimientos de fútbol son muy amplios. Es que ya casi no interesa el juego. Hay muchísimos estímulos como para sentarse 90 minutos a ver un partido. Y esto es también lo que sucede con el público a la hora de elegir qué ver o qué leer: en ésta época en la que se habla más de lo que se piensa, el entretenimiento, algo infinitamente menos complejo (y también menos útil) que analizar profundamente y reflexionar, se ha convertido en un fin en sí mismo.

Dante Panzeri dijo alguna vez: "Entre la verdad y el cliente elijo a la verdad, porque entiendo que esa es la mejor manera de defender al cliente". He aquí el gran desafío: hacer algo genuino, útil y a estas alturas necesario, aunque no sea lo más rentable. No es fácil, y menos cuando de unos cuantos partidos de fútbol salen cientos de horas de programación. Pero, para salvar al periodismo hay que entender que tarde o temprano se pagarán las consecuencias de ir por el camino más fácil. Y es necesario también tomar conciencia de que tener audiencias masivas es una responsabilidad para la que no todos están preparados.

Periodismo
Futbol
Vargas Llosa
Panzeri
Periodismo Deportivo

¡COMENZÁ A ESCRIBIR AHORA!

Todos pueden formar parte de Verum. Creá tu cuenta y comenzá a compartir tus opiniones.

Comenzar
ARTÍCULOS RELACIONADOS
COMENTAR
  • SantiagoDelSel SantiagoDelSel 18 Julio 2017 22:57

    Totalmente de acuerdo; es fácil perder la claridad cuando miden el "éxito" con números de entretenimiento... igual no sé donde queda el periodista en esta cuestión ¿causa o efecto? (¿el huevo y la gallina?) yo creo que algunos tienen más responsabilidad que otros.

  • DiegoVillar DiegoVillar 18 Julio 2017 17:12

    El dicho que el futbol es un reflejo de cada pais, se juega como se vive, llega tambien al periodismo y demás

  • FelipeRemy FelipeRemy 18 Julio 2017 16:44

    Excelente, cuanta razón, los periodistas hoy son un factor importante de la locura que vive el futbol

  • Theo Theo 18 Julio 2017 16:44

    ⚪️🔴⚪️

  • AlanMacCarthy AlanMacCarthy 18 Julio 2017 16:41

    Sos groso!